Les quatre maneres de regar (Vida 11,6-7)

[6] Avré de aprovecharme de alguna comparación, que yo las quisiera escusar por ser muger y escrivir simplemente lo que me mandan. Mas este lenguaje de espíritu es tan malo de declarar a los que no saben letras, como yo, que aver de buscar algún modo, y podrá ser las menos vezes acierte a que venga bien la comparación. Servirá de dar recreación a vuesa merced de ver tanta torpeza. Paréceme aora a mí que he leydo o oydo esta comparación, que, como tengo mala memoria, ni sé adónde ni a qué propósito, mas para el mío aora conténtame: ha de hazer qüenta el que comiença que comiença a hazer un huerto en tierra, muy infrutuoso y que lleva muy malas yervas, para que se deleyte el Señor. Su Magestad arranca las malas yervas y ha de plantar las buenas. Pues hagamos qüenta que está ya hecho esto quando se determina a tener oración un alma y lo ha començado a usar. Y con ayuda de Dios hemos de procurar, como buenos hortelanos, que crezcan estas plantas y tener cuydado de regarlas para que no se pierdan, sino que vengan a echar flores que den de sí gran olor para dar recreación a este Señor nuestro, y ansí se venga a deleytar muchas vezes a esta huerta y a holgarse entre estas virtudes.

[7] Pues veamos aora de la manera que se puede regar, para que entendamos lo que hemos de hazer y el trabajo que nos ha de costar, si es mayor que la ganancia, o hasta qué tanto tiempo se ha de tener. Paréceme a mí que se puede regar de quatro maneras: o con sacar el agua de un pozo, que es a nuestro gran trabajo; o con noria y arcaduzes, que se saca con un torno, yo la he sacado algunas vezes, es a menos trabajo que estotro y sácase más agua; o de un río o arroyo, esto se riega muy mejor, que queda más harta la tierra de agua y no será menester regar tan a menudo y es a menos trabajo mucho del hortelano; o con llover mucho, que lo riega el Señor sin trabajo ninguno nuestro, y es muy sin comparación mejor que todo lo que queda dicho.


TLa vida de la madre Teresa de Jesús y algunas de las mercedes que Dios le hizo, escritas por ella misma […], dins Los libros de la madre Teresa de Jesús, fundadora de los monesterios de monjas y frayles carmelitas descalços de la primera regla, Barcelona: Jaume Cendrat, 1588, ff. 52-53.
Advertisements

Un pensament sobre “Les quatre maneres de regar (Vida 11,6-7)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s